Recurso para entender, afrontar y sanar la herida del abandono

Herida del abandono: Carta al padre que nunca tuve

 

La herida del abandono, pese a no ser directamente visible, se haya oculta en muchas mujeres y acaba creando una dependencia emocional hacia los demás que puede ser sanada con aceptación, auto cuidado y amor hacia uno mismo.

¬ŅTemes al¬†abandono? ¬Ņtus parejas te abandonan con frecuencia o al contrario, prefieres abandonarlas t√ļ antes de que te dejen a ti? ¬Ņte cuesta trabajo terminar una relaci√≥n? ¬Ņtemes la soledad? ¬Ņte gustar√≠a estar todo el tiempo con tu pareja y no concibes que el otro no quiera lo mismo?

 

El sentimiento de abandono puede ser debido a distintas causas como por ejemplo:

  • el fallecimiento y consecuente p√©rdida del padre,
  • que no estuviera a tu lado, ni presente en tu vida,
  • que aun viviendo contigo, no pudiera hacerse cargo de ti (por exceso de trabajo, por alguna enfermedad que le impidiera…)

 

Si te sientes identificada, te animo a que pongas en pr√°ctica este ejercicio que te ayudar√° a entender, afrontar y superar la herida del abandono. He escrito esta carta inventada, intentando abarcar diversos aspectos para que te sirvan de ejemplo, pero se trata de que prepares tu la tuya y la personalices seg√ļn lo que sentiste o lo que te sucedi√≥. Puedes hacerlo por escrito o en tu mente, lo que m√°s te ayude.

Antes de comenzar a escribir te recomiendo busques un lugar tranquilo, apartado de ruidos donde puedas relajarte y hacer tres o cuatro inspiraciones profundas. Trae a tu mente la imagen de tu padre o si no le conociste, una representación de su figura. Lee esta carta y observa que es lo que resuena en tu interior para luego realizar la tuya propia.

Carta al padre que nunca tuve:

Hola pap√°.

Me contaron que era muy peque√Īa cuando tomaste otro camino. No s√© qu√© fue lo que realmente te alej√≥ de mi. Tal vez nac√≠ ni√Īa cuando tu esperabas un ni√Īo. Quiz√°s te d√≠ demasiado trabajo. A lo mejor trunqu√© tu vida. Tal vez te pill√© por sorpresa. Puede que ser que tuvieras que partir fuera a trabajar para darnos alimento o simplemente, te vine grande. Era muy peque√Īa para entender ¬Ņpor qu√© te hab√≠as ido? ¬Ņqu√© fue lo que hice para que te fueras?¬†Nunca sabr√© lo que realmente te alej√≥ de mi.

Cada d√≠a anhelaba tus abrazos, tus besos de buenas noches, jugar y re√≠r contigo, que me defendieras cuando otros ni√Īos se met√≠an conmigo y que me dieras sabios consejos. Buscaba ansiosa tu protecci√≥n, que me dijeras lo orgullo que estabas de mi, que estuvieras a mi lado, me brindaras tu apoyo y que cada d√≠a oyera un, te quiero.

Un profundo dolor se instal√≥ en m√≠, siempre a la espera de que aparecieras. No soportaba ese dolor. Tu ausencia me doli√≥, me doli√≥ y mucho. No pod√≠a vivir as√≠. Necesitaba llenar ese enorme vac√≠o que dejaste en mi. Por ello, hice todo lo posible y lo imposible por cubrirlo rode√°ndome de personas. Daba igual si me hac√≠an da√Īo y si sufr√≠a estando con ellas. Daba igual, a toda costa quer√≠a seguir ah√≠, acompa√Īada. Fui capaz de dejar de ser quien era por adaptarme a cada una de esas personas, todo para que me aceptaran, me quisieran, me apoyaran y me dieran todo lo que necesit√© de ti.

Con el tiempo fui aprendiendo a depender de ellos. Se convirtieron en mi ¬ędroga¬Ľ. Me bastaba saber que estaban conmigo, para yo estar bien. En el momento que ve√≠a la posibilidad de que se fueran, me generaba tanta ansiedad que hac√≠a lo que fuera por retenerles. Les necesitaba para sentirme bien. Me aferraba con todas mis fuerzas para no sufrir la soledad, para no volver a repetir el dolor del abandono.

¬ŅSabes una cosa, pap√°? Todos me dicen que tengo que quererme m√°s, pero ¬Ņc√≥mo hago eso? ¬Ņc√≥mo podr√≠a quererme si nadie me ense√Ī√≥?

He tenido que tocar fondo para darme cuenta de que así no puedo seguir. Quiero acabar con este sufrimiento y sanar la herida del abandono. Mi felicidad no puede depender de los demás. He crecido, soy adulta y ya estoy en disposición de cuidarme yo misma, de aceptarme tal y como soy, de protegerme y de quererme como nunca nadie lo ha hecho. Hoy quiero poner punto y final a este capítulo y comenzar a vivir una vida plena y llena de amor porque lo valgo y lo merezco. Desde hoy, todo aquello que anhelaba, que deseaba de mis parejas, me lo voy a dar a mí misma.

Papá, no te guardo rencor. Aunque no apruebo que me dejaras, lo acepto y te perdono porque fueron diversas circunstancias las que te llevaron a tomar esa decisión. Quizás tu tuvieras también tus propias heridas, o no tuviste los recursos necesarios para hacer frente a la situación, por ello, hoy decido soltar ese dolor.

Yo tambi√©n quiero perdonarme a mi misma, por haber estado este tiempo buscando fuera lo que yo misma llevaba dentro, por haber culpado a otros de mi desdicha, por no haberme respetado. Hoy decido comenzar esa b√ļsqueda dentro de mi. #HoyEmpiezoAQuererme.¬†Aprender√© a ser mi m√°xima prioridad en mi vida creando espacios exclusivos para mi.¬†Me har√© amiga de la soledad, pues es la √ļnica que me puede mostrar lo que llevo dentro.¬†Empezar√© a cuidarme (comer de forma saludable, practicar deporte, arreglarme para estar hermosa.. ).

Caminar√© hacia la aceptaci√≥n reconociendo mis luces y mis sombras. Eso me dar√° la fuerza necesaria para emprender nuevos proyectos, aquellos que tal vez un d√≠a dej√© aparcados por dedicar mi vida por y para los dem√°s. Ser√° momento de hacer nuevas amistades, pero esta vez basadas en el amor y no para cubrir mis necesidades.¬†Celebrar√© cada d√≠a esos peque√Īos pasos que me llevaran a ser quien soy, una mujer plena, feliz, que se quiere m√°s que nadie.

Papá, aunque no estuviste a mi lado, hoy quier aprovechar para darte las gracias porque aunque sea en mi cabeza, te tengo aquí presente para decirte todo esto que desde hace tiempo, necesitaba decirte y sacar fuera. Gracias papá, porque todo esto me ha hecho más fuerte. Con todo el amor que siento hacia mi, allá donde estés te mando luz, paz y amor.

Tu hija.

Te quiero. Me quiero

 

¬ŅQue te ha parecido? ¬ŅTe has sentido identificada? D√©jame un comentario y cu√©ntame si lo has puesto en pr√°ctica c√≥mo te ha resultado, estar√© encantada de leerte. Tambi√©n puedes compartirlo en las redes que aparecen abajo y as√≠ contribuir a que otras personas que puedan estar en esta situaci√≥n les sirva para entender, afrontar y superar la herida del abandono. GRACIAS !!

Si quieres conocer algo m√°s sobre las etapas del duelo, mira este post.

8 Comments
  • Lisa
    Posted at 09:59h, 21 marzo Responder

    Me siento muy identificada, a√ļn teniendo presencialmente a mi padre. S√© que lo ha hecho lo mejor que ha sabido, pero percibo mucho ego√≠smo por el mismo y necesit√© tenerlo a mi lado, implicado en la educaci√≥n y en el cari√Īo, exactamente igual que mi madre. S√© que me quiere, y el sabe que lo quiero, pero tambi√©n sabe que ya de adulta me he dado cuenta de todo esto. No le quiero decir nada porque no quiero causarle da√Īo, pero tengo estas heridas en la mochila de mi vida, y es muy injusto. Escribo esto por si ayuda a reflexionar a los pap√°s y mejoramos nuestros futuros.
    Genial artículo Isa. Siempre remueves mi interior y hago nuevas reflexiones. GRACIAS

    • Isabel Alarc√≥n Garc√≠a
      Posted at 00:39h, 22 marzo Responder

      Muchas gracias Lisa por compartir tu experiencia. Te entiendo perfectamente. Mas o menos somos las dos de la misma misma generaci√≥n en la que nuestros padres trabajaban intensamente y eran las madres las que invert√≠an m√°s en los cuidados y atenciones. Por eso me atrevo a decir que ese sentimiento del que hablas es muy habitual entre mujeres de nuestra √©poca. Hoy en d√≠a, la mujer se est√° incorporando m√°s al mundo laboral y tambi√©n las rupturas de pareja se est√°n incrementando en estos tiempos, por lo que hay que prestar bastante atenci√≥n pues es algo que puede influir en los peque√Īos. Nosotras podemos poner todo de nuestra parte pero ellos de alg√ļn modo podr√≠an percibirlo tambi√©n como un abandono, por ello es fundamental hablar mucho con ellos.

  • Mirta
    Posted at 20:04h, 15 abril Responder

    Muchas gracias ..lo voy a implementar no tuve a mi padre aun asi lo prefiero…ya que solo recibi abusos de otros hombres..gracias debo sanar..

    • Isabel Alarc√≥n Garc√≠a
      Posted at 13:20h, 22 abril Responder

      Hola Mirta, gracias por escribir. Es importante aceptar lo que sucedió, para soltar y dejar ir. Sin rencores. Lo que pasó pasó. Otra cosa distinta es que no lo apruebes. Es bueno que te hayas dado cuenta, pues a partir de ahora puedes comenzar un trabajo personal de sanación que difícilmente podrías hacer si no tomas conciencia de ello. Un abrazo.

  • Viri
    Posted at 16:01h, 15 agosto Responder

    Hola yo si tuve papa pero si trabajaba mucho el no era muy cari√Īoso solo cuando tomaba nos intentaba chiquear pero eso no me gustaba .. siempre nos hablaba de qje el moriria joven … no murio hasta hace 4 meses apenas …pero no se en que momento … yo no he podido terminar algunas relaciones aunque he sentido malos tratos… no se a que se debe

    • Isabel Alarc√≥n Garc√≠a
      Posted at 01:43h, 16 agosto Responder

      Hola Viri, gracias por compartir. Decir que no siempre se trata de un abandono f√≠sico, puede estar contigo pero no sentirle presente. Puede ser que estando ah√≠ no te sintieras arropada, protegida, que lo que la figura que representa un padre no la tuvieras y es como que de alg√ļn modo la sigues buscando en otros hombres. No s√© si esto te puede dar sentido.
      Un abrazo

  • Eustaquia
    Posted at 01:44h, 09 junio Responder

    Soy incapaz de perdonarle porque ni tan siquiera existe un motivo. No tiene un trabajo que le ocupe demasiado tiempo, ni tiene otra familia a la que dedicarle ese tiempo. El est√° ah√≠ alguna vez nos ve ( A mi hermana y a m√≠) pero no lucha por nosotras no desaparece, pero tampoco persiste, solo est√° presente record√°ndome lo poco q le importo. Nunca nos a regalado nada ni por nuestro cumplea√Īos ni nada, y desde luego no porque no pueda permit√≠rselo. Alguna vez que pasamos Navidad con el nos llev√≥ a la casa de un amigo del trabajo y nos recogi√≥ por la ma√Īana. Una vez nos dej√≥ atadas a unas sillas con cinta no recuerdo por qu√©, pero no existe motivo alguno que lo justifique. Fue el culpable de la muerte de nuestros dos conejos y nuestro gato. Nunca pidi√≥ perd√≥n por absolutamente nada. El d√≠a que fui a recoger a la coneja, mientras yo iba atr√°s llorando en silencio, √©l llevaba a un amigo delante, haci√©ndole un favor, como si yo no estuviese, no importase.
    Yo estuve en una coral, al final del curso d√°bamos tres conciertos; al primero me llev√≥ mi madre y como eran vacaciones nos tocaba con mi padre y de los dos que quedaban s√≥lo le pedimos que nos llevase a uno y el d√≠a que ten√≠a que hacerlo dijo que le dol√≠a la cabeza y no lo hizo. Me puse a llorar porque hab√≠a trabajado muy duro y quer√≠a ir y se puso en tono defensivo oblig√°ndome a callar y distray√©ndome con un videojuego (era peque√Īa, mas o menos 12 a√Īos), No conozco a persona m√°s cobarde, insensible y cruel. Pens√© que tal vez hab√≠a tenido una vida dif√≠cil y eso explicaba sus p√©simas decisiones y su car√°cter , pero ni de lejos su vida ha sido dif√≠cil ni dura. Y por todo lo anterior y mucho m√°s, no le considero mi padre.

    • Isabel Alarc√≥n Garc√≠a
      Posted at 13:57h, 24 junio Responder

      Hay padres que pese a que est√°n f√≠sicamente a nuestro lado es como si no lo estuvieran, por lo que dices parece un poco ese caso. No podemos hacer nada por cambiar al otro, pero si est√° en nuestra mano hacer algo por nosotros mismos. Te sucede que todo eso que esperas de un padre (detalles, que te tenga presente, que te dedique tiempo, que luche por ti, que te proteja… ) lo buscas en tus parejas?
      y has sido capaz de encontrarlo en ti? quiero decir, te cuidas a ti misma, te haces detalles, te tienes presente, te dedicas tiempo a ti misma, luchas por lo que quieres, eres capaz de protegerte a ti misma? Hay personas que responder√≠a que NO a la segunda pregunta y SI a la primera, entrando as√≠ en una b√ļsqueda exterior de algo que anhela en su interior.
      Un abrazo

Deja un comentario