Recurso para entender, afrontar y sanar la herida del abandono

Herida del abandono: Carta al padre que nunca tuve

 

La herida del abandono, pese a no ser directamente visible, se haya oculta en muchas mujeres y acaba creando una dependencia emocional hacia los demás que puede ser sanada con aceptación, auto cuidado y amor hacia uno mismo.

¬ŅTemes al¬†abandono? ¬Ņtus parejas te abandonan con frecuencia o al contrario, prefieres abandonarlas t√ļ antes de que te dejen a ti? ¬Ņte cuesta trabajo terminar una relaci√≥n? ¬Ņtemes la soledad? ¬Ņte gustar√≠a estar todo el tiempo con tu pareja y no concibes que el otro no quiera lo mismo?

 

El sentimiento de abandono puede ser debido a distintas causas como por ejemplo:

  • el fallecimiento y consecuente p√©rdida del padre,
  • que no estuviera a tu lado, ni presente en tu vida,
  • que aun viviendo contigo, no pudiera hacerse cargo de ti (por exceso de trabajo, por alguna enfermedad que le impidiera…)

 

Si te sientes identificada, te animo a que pongas en pr√°ctica este ejercicio que te ayudar√° a entender, afrontar y superar la herida del abandono. He escrito esta carta inventada, intentando abarcar diversos aspectos para que te sirvan de ejemplo, pero se trata de que prepares tu la tuya y la personalices seg√ļn lo que sentiste o lo que te sucedi√≥. Puedes hacerlo por escrito o en tu mente, lo que m√°s te ayude.

Antes de comenzar a escribir te recomiendo busques un lugar tranquilo, apartado de ruidos donde puedas relajarte y hacer tres o cuatro inspiraciones profundas. Trae a tu mente la imagen de tu padre o si no le conociste, una representación de su figura. Lee esta carta y observa que es lo que resuena en tu interior para luego realizar la tuya propia.

Carta al padre que nunca tuve:

Hola pap√°.

Me contaron que era muy peque√Īa cuando tomaste otro camino. No s√© qu√© fue lo que realmente te alej√≥ de mi. Tal vez nac√≠ ni√Īa cuando tu esperabas un ni√Īo. Quiz√°s te d√≠ demasiado trabajo. A lo mejor trunqu√© tu vida. Tal vez te pill√© por sorpresa. Puede que ser que tuvieras que partir fuera a trabajar para darnos alimento o simplemente, te vine grande. Era muy peque√Īa para entender ¬Ņpor qu√© te hab√≠as ido? ¬Ņqu√© fue lo que hice para que te fueras?¬†Nunca sabr√© lo que realmente te alej√≥ de mi.

Cada d√≠a anhelaba tus abrazos, tus besos de buenas noches, jugar y re√≠r contigo, que me defendieras cuando otros ni√Īos se met√≠an conmigo y que me dieras sabios consejos. Buscaba ansiosa tu protecci√≥n, que me dijeras lo orgullo que estabas de mi, que estuvieras a mi lado, me brindaras tu apoyo y que cada d√≠a oyera un, te quiero.

Un profundo dolor se instal√≥ en m√≠, siempre a la espera de que aparecieras. No soportaba ese dolor. Tu ausencia me doli√≥, me doli√≥ y mucho. No pod√≠a vivir as√≠. Necesitaba llenar ese enorme vac√≠o que dejaste en mi. Por ello, hice todo lo posible y lo imposible por cubrirlo rode√°ndome de personas. Daba igual si me hac√≠an da√Īo y si sufr√≠a estando con ellas. Daba igual, a toda costa quer√≠a seguir ah√≠, acompa√Īada. Fui capaz de dejar de ser quien era por adaptarme a cada una de esas personas, todo para que me aceptaran, me quisieran, me apoyaran y me dieran todo lo que necesit√© de ti.

Con el tiempo fui aprendiendo a depender de ellos. Se convirtieron en mi ¬ędroga¬Ľ. Me bastaba saber que estaban conmigo, para yo estar bien. En el momento que ve√≠a la posibilidad de que se fueran, me generaba tanta ansiedad que hac√≠a lo que fuera por retenerles. Les necesitaba para sentirme bien. Me aferraba con todas mis fuerzas para no sufrir la soledad, para no volver a repetir el dolor del abandono.

¬ŅSabes una cosa, pap√°? Todos me dicen que tengo que quererme m√°s, pero ¬Ņc√≥mo hago eso? ¬Ņc√≥mo podr√≠a quererme si nadie me ense√Ī√≥?

He tenido que tocar fondo para darme cuenta de que así no puedo seguir. Quiero acabar con este sufrimiento y sanar la herida del abandono. Mi felicidad no puede depender de los demás. He crecido, soy adulta y ya estoy en disposición de cuidarme yo misma, de aceptarme tal y como soy, de protegerme y de quererme como nunca nadie lo ha hecho. Hoy quiero poner punto y final a este capítulo y comenzar a vivir una vida plena y llena de amor porque lo valgo y lo merezco. Desde hoy, todo aquello que anhelaba, que deseaba de mis parejas, me lo voy a dar a mí misma.

Papá, no te guardo rencor. Aunque no apruebo que me dejaras, lo acepto y te perdono porque fueron diversas circunstancias las que te llevaron a tomar esa decisión. Quizás tu tuvieras también tus propias heridas, o no tuviste los recursos necesarios para hacer frente a la situación, por ello, hoy decido soltar ese dolor.

Yo tambi√©n quiero perdonarme a mi misma, por haber estado este tiempo buscando fuera lo que yo misma llevaba dentro, por haber culpado a otros de mi desdicha, por no haberme respetado. Hoy decido comenzar esa b√ļsqueda dentro de mi. #HoyEmpiezoAQuererme.¬†Aprender√© a ser mi m√°xima prioridad en mi vida creando espacios exclusivos para mi.¬†Me har√© amiga de la soledad, pues es la √ļnica que me puede mostrar lo que llevo dentro.¬†Empezar√© a cuidarme (comer de forma saludable, practicar deporte, arreglarme para estar hermosa.. ).

Caminar√© hacia la aceptaci√≥n reconociendo mis luces y mis sombras. Eso me dar√° la fuerza necesaria para emprender nuevos proyectos, aquellos que tal vez un d√≠a dej√© aparcados por dedicar mi vida por y para los dem√°s. Ser√° momento de hacer nuevas amistades, pero esta vez basadas en el amor y no para cubrir mis necesidades.¬†Celebrar√© cada d√≠a esos peque√Īos pasos que me llevaran a ser quien soy, una mujer plena, feliz, que se quiere m√°s que nadie.

Papá, aunque no estuviste a mi lado, hoy quier aprovechar para darte las gracias porque aunque sea en mi cabeza, te tengo aquí presente para decirte todo esto que desde hace tiempo, necesitaba decirte y sacar fuera. Gracias papá, porque todo esto me ha hecho más fuerte. Con todo el amor que siento hacia mi, allá donde estés te mando luz, paz y amor.

Tu hija.

Te quiero. Me quiero

 

¬ŅQue te ha parecido? ¬ŅTe has sentido identificada? D√©jame un comentario y cu√©ntame si lo has puesto en pr√°ctica c√≥mo te ha resultado, estar√© encantada de leerte. Tambi√©n puedes compartirlo en las redes que aparecen abajo y as√≠ contribuir a que otras personas que puedan estar en esta situaci√≥n les sirva para entender, afrontar y superar la herida del abandono. GRACIAS !!

Si quieres conocer algo m√°s sobre las etapas del duelo, mira este post.

6 Comments
  • Lisa
    Posted at 09:59h, 21 marzo Responder

    Me siento muy identificada, a√ļn teniendo presencialmente a mi padre. S√© que lo ha hecho lo mejor que ha sabido, pero percibo mucho ego√≠smo por el mismo y necesit√© tenerlo a mi lado, implicado en la educaci√≥n y en el cari√Īo, exactamente igual que mi madre. S√© que me quiere, y el sabe que lo quiero, pero tambi√©n sabe que ya de adulta me he dado cuenta de todo esto. No le quiero decir nada porque no quiero causarle da√Īo, pero tengo estas heridas en la mochila de mi vida, y es muy injusto. Escribo esto por si ayuda a reflexionar a los pap√°s y mejoramos nuestros futuros.
    Genial artículo Isa. Siempre remueves mi interior y hago nuevas reflexiones. GRACIAS

    • Isabel Alarc√≥n Garc√≠a
      Posted at 00:39h, 22 marzo Responder

      Muchas gracias Lisa por compartir tu experiencia. Te entiendo perfectamente. Mas o menos somos las dos de la misma misma generaci√≥n en la que nuestros padres trabajaban intensamente y eran las madres las que invert√≠an m√°s en los cuidados y atenciones. Por eso me atrevo a decir que ese sentimiento del que hablas es muy habitual entre mujeres de nuestra √©poca. Hoy en d√≠a, la mujer se est√° incorporando m√°s al mundo laboral y tambi√©n las rupturas de pareja se est√°n incrementando en estos tiempos, por lo que hay que prestar bastante atenci√≥n pues es algo que puede influir en los peque√Īos. Nosotras podemos poner todo de nuestra parte pero ellos de alg√ļn modo podr√≠an percibirlo tambi√©n como un abandono, por ello es fundamental hablar mucho con ellos.

  • Mirta
    Posted at 20:04h, 15 abril Responder

    Muchas gracias ..lo voy a implementar no tuve a mi padre aun asi lo prefiero…ya que solo recibi abusos de otros hombres..gracias debo sanar..

    • Isabel Alarc√≥n Garc√≠a
      Posted at 13:20h, 22 abril Responder

      Hola Mirta, gracias por escribir. Es importante aceptar lo que sucedió, para soltar y dejar ir. Sin rencores. Lo que pasó pasó. Otra cosa distinta es que no lo apruebes. Es bueno que te hayas dado cuenta, pues a partir de ahora puedes comenzar un trabajo personal de sanación que difícilmente podrías hacer si no tomas conciencia de ello. Un abrazo.

  • Viri
    Posted at 16:01h, 15 agosto Responder

    Hola yo si tuve papa pero si trabajaba mucho el no era muy cari√Īoso solo cuando tomaba nos intentaba chiquear pero eso no me gustaba .. siempre nos hablaba de qje el moriria joven … no murio hasta hace 4 meses apenas …pero no se en que momento … yo no he podido terminar algunas relaciones aunque he sentido malos tratos… no se a que se debe

    • Isabel Alarc√≥n Garc√≠a
      Posted at 01:43h, 16 agosto Responder

      Hola Viri, gracias por compartir. Decir que no siempre se trata de un abandono f√≠sico, puede estar contigo pero no sentirle presente. Puede ser que estando ah√≠ no te sintieras arropada, protegida, que lo que la figura que representa un padre no la tuvieras y es como que de alg√ļn modo la sigues buscando en otros hombres. No s√© si esto te puede dar sentido.
      Un abrazo

Deja un comentario